Mi servicio voluntario
con Wiñak

Mi nombre es Margret Haase, tengo 27 años y con la motivación de agudizar mi perspectiva sobre el tema de la agricultura y la vida sostenible en armonía con la naturaleza, decidí trabajar con la Asociación Wiñak. Desde finales de agosto, estoy en Ecuador y soy parte de la familia Wiñak. Es una organización de productores indígenas kichwas y trabaja en la provincia Napo y Pastaza con 96 comunidades en total. Con su trabajo diario, Wiñak persigue el objetivo de mejorar las condiciones de vida de los productores y sus familias. Producimos plantas de acuerdo al sistema de chacras, comercializamos productos regionales con certificación orgánica como cacao, wayusa y plátano y estamos en estrecho contacto con los productores. Veo un equipo fuerte trabajando de la mano aquí. Fui muy bien recibido aquí y tuve la oportunidad de apoyar al equipo en varias áreas. Sobre todo, me da mucho gusto el trabajo en las comunidades y en la naturaleza. Wiñak es sinónimo de procesos transparentes y sostenibles para proteger la naturaleza y promover el empleo sostenible, especialmente para las mujeres. Espero con ansias el futuro y la oportunidad de aprender mucho.